Páginas

jueves, 28 de febrero de 2013

Como afilar los cuchillos de cocina.

Los cuchillos que utilizamos en nuestra cocina simepre deberían estar afilados por dos razones básicas. Primero porque nos permite realizar cortes mucho más precisos y esto redunda en una mayor velocidad y en que los ingredientes no es estropean al realizar un corte deficiente. Por otro lado está comprobado que los cuchillos bien afilados son más seguros. Estos puede parecer una incongruencia pero se ha demostrado que el corte cuanto más eficiente es menos presión realizamos sobre el cuchillo lo cual hace más difícil que pueda desviarse de su trayectoria de corte y hacernos daño.

Para mantener los cuchillos afilados disponemos de piedras de afilado, Chairas y Afiladores eléctricos. Un buen afilador de cuchillos eléctrico nos permite realizar un afilado profesional sin apenas esfuerzo.
La mayoría de los afiladores eléctricos del mercado disponen de varias ranuras para realizar el afilado en varias etapas. De esta forma el cuchillo va pasando por las diferentes ranuras que realizan un preafilado, afilado y pulido del filo del cuchillo. Lo ideal es buscar un afilador de cuchillos eléctrico que ofrezca garantías de forma que las muelas de afilador no destemplen el acero. Para un uso semi-intensivo os recomiendo la marca Chef´s Choice y en concreto el modelo 120 que es el más equlibrado: http://www.lancaria.com/es/114-afiladores-cuchillos

Los afiladores eléctricos son realmente cómodos ya que ocupan poco espacio y realizan un afilado de calidad en pocos minutos sin apenas esfuerzo. La mayoría de los afiladores eléctricos son válidos para filos de acero aunque existen algunos compatibles con los cerámicos y los de titanio. En el mercado también podemos encontrar afiladores muy similares válidos también para tijeras.

Afilador eléctrico Chef's Choice 120

martes, 26 de febrero de 2013

Asegura la habitabilidad de tu vivienda con una Inspección Técnica de Edificios

El 26 de febrero de 2011 entró en vigor el decreto 187/2010 que regula la normativa de la Inspección Técnica de Edificios de viviendas. Se trata de un sistema de control preventivo y periódico por parte de las administraciones para asegurar la conservación y el buen estado de los edificios. Así se verifica el deber que tienen los propietarios de los inmuebles y las comunidades de propietarios de mantenerlos en buen estado.
Según la norma, los titulares de edificios de viviendas están obligados a solicitar la ITE siempre y cuándo:
  • El edificio supere los 45 años de antigüedad, y dentro del plazo máximo para realizar la ITE que marca la administración y que varía según la antigüedad del mismo.
  • Quieran acogerse a ayudas públicas para la rehabilitación total del edificio o de alguna de sus viviendas.
  • Así lo declare la Administración ante causas justificadas como situaciones de riesgo, deficiencias, etcétera.
  • Así lo determinen las ordenanzas o programas locales.
En GMS Arquitectura llevan años ofreciendo un servicio de Inspección Técnica de Edificios profesional y eficaz gracias a su experiencia en el sector. Ellos se encargan de todo el proceso de inspección, que consiste en una revisión visual de los elementos accesibles del edificio y de la realización de un informe con las conclusiones extraídas.
Este informe describe detalladamente el estado del edificio y las deficiencias que se han observado. Además incluye el plazo para reparar dichas deficiencias y una calificación general del estado del edificio. A partir de ahí, la Administración expedita un Certificado de Aptitud en el que se calificará el edificio como:
  • Apto: sin deficiencias o con deficiencias leves o graves. Si el edificio presenta deficiencias, el edificio será apto cuando se presente un certificado que acredite que las deficiencias se han corregido, emitido por un técnico competente.
  • No apto: cuando el edificio se encuentra en un estado muy grave y no tiene posibilidades de ser reparado.
El certificado de aptitud tiene una vigencia de 10 años, transcurridos los cuales deberá renovarse siguiendo el mismo procedimiento y dentro del año siguiente al de su caducidad.